Eruditismo del psicoanalismo

17.

Eruditismo del psicoanalismo. «La represión es el “intento de desalojo” de la conciencia de contenidos que resultaron displacenteros y que aún conservarían esa cualidad en el presente. Si esta operación funcionara sin falla, sin “error”, en definitiva, la “salud de los sujetos y de los pueblos” sería mucho más asequible. No obstante, la realidad se impone, dicta su veredicto, y nos muestra, en el síntoma, por ejemplo, cómo ese pasado retorna, vive y tiene efectos en el presente, por lo que el olvido nuca es total. El pasado, en ese retorno, se presenta desplazado y desfigurado, por lo que el recuerdo y la memoria tampoco son totales, o, mejor dicho, fieles a lo “acontecido”. Desde el psicoanálisis sí existe — aunque sin garantías — cómo “cortar” con el peso del pasado, pero este no es el espacio para exponerlo. Lo que queremos señalar con esto es que la vida psíquica, sus procesos y funciones que aquí nos interesan, no están bajo nuestro control. Uno olvida sin querer o recuerda sin motivarlo, recuerda queriendo olvidar o no puede recordar lo que se cree olvidado». Sí, Zaratustra también fue un docto y un nihilista. Sí, nosotros también fuimos sumamente religiosos al grado que todavía recordamos nuestras oraciones.

La voz del intelecto es suave
«La voz del intelecto es suave». Foto del blog de Lara Hernández.

«En primavera, los parques y jardines de Viena, se llenan de flores y aromas, por tanto, pasear por ellos es una delicia y en el de Sigmund Freud  se puede descansar durante todo el día en alguna de las 100 hamacas, de uso gratuito, a disposición de cualquier persona que quiera contemplar la hermosa iglesia cómodamente», tomado de La Iglesia Votiva y el parque Sigmund Freud.

Para una presentación de estos fragmentos, ver nuestra entrada Pre-textos a Zaratustra o dar click aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *