Fragmentos sobre la ligereza en los primeros discursos de Así habló Zaratustra

«El texto que presentamos a continuación explora el tema de la ligereza en algunos discursos de la primera parte de Así habló Zaratustra (Za de aquí en adelante) de Friedrich NietzscheEs una aproximación al tema y anticipa la forma de trabajo de nuestra tesis de doctorado; dicho de otra manera, sienta las bases para la misma. Esta breve presentación es un aperitivo que invita al lector a consumir la totalidad del trabajo una vez que esté concluido. Y se dará por concluido cuando se haya tratado el tema de la ligereza en cada uno de los discursos de las cuatro partes de Za junto con su Prólogo.

Dicho trabajo también supondrá relacionar los discursos de Zaratustra con otros textos e ideas de Nietzsche y con otros intérpretes, lectores y comentadores, pero no será su guía principal. La idea central del texto que aquí presentamos, y de lo que llegará a ser la tesis, es la ligereza en Za: sus posibles funciones, sentidos, características, usos, tipos, definiciones, intencionalidades, figuras, metáforas, relaciones, implicaciones lógicas e irracionales, contradicciones, ambigüedades, paradojas, rupturas, desplazamientos, deslices y dogmatismos. Así, sin mayor preámbulo, presentamos a continuación algunos fragmentos sobre la ligereza en los primeros discursos de Za como preámbulo de lo que será nuestro trabajo final de grado».

Portada de la Sexta Edición de la Revista Territorio de Diálogos del Colegio de Saberes de la CDMX. Primavera 2020.
Revista Territorio de Diálogos, Sexta Edición, Primavera 2020

El texto completo, Fragmentos sobre la ligereza en los primeros discursos de Zaratustra, puede consultarse en la Sexta Edición de la Revista Territorio de Diálogos del Colegio de Saberes de la CDMX dando click aquí.

Para leer algunos Pre-textos a Zaratustra da click aquí.

Escritor, minero y dinamita

3.

Escritor, minero y dinamita. Si el escritor es un minero de sí mismo, entonces el túnel que va construyendo es un descenso hacia su interior. Es minero y túnel al mismo tiempo, sujeto y objeto de la acción. ¿Qué acción? La de explotarse y explorarse — por cierto, ¿no son los mineros los principales usuarios de la dinamita? Y si aquí el sujeto y la acción se confunden, junto con los instrumentos que intermedian dicha actividad, podríamos decir que el escritor no sólo es minero y túnel, también es dinamita —. ¿Dónde vive Zaratustra? En las montañas. Así solíamos responder. La caverna de Zaratustra sólo nos aparecía al inicio del Prólogo cuando se dirige al gran astro — «Durante diez años te elevaste hasta mi caverna» — y no tiene mayor relevancia hasta la cuarta parte — que por cierto no formaba parte del diseño inicial de la obra — en la que Zaratustra invita a visitarla a todos los «hombres superiores» con los que se encuentra en el camino. Zaratustra se sabe minero de sí mismo, escritor de su historia, extractor de sus secretos, de sus tesoros. No es casual que los valores sean uno de los temas predilectos de su enseñanza. Asciende a las montañas más altas para descender a lo más profundo de sí — «Por eso debo ascender hasta lo profundo» —, asciende para alejarse de los hombres y para aprender a amarse a sí mismo. Asciende hacia lo profundo en busca de los materiales más preciosos y raros — existentes humanos excepcionales — para ofrecerlos a los hombres. El escritor encuentra los tesoros más valiosos en su «caverna» — «La memoria es el componente esencial de la creación literaria» —. Por eso Zaratustra enseñaba lo siguiente en su discurso Del espíritu de la pesadez: «Lo propio es lo que mejor guarda uno; y el propio tesoro es siempre, de todos los tesoros, el que se desentierra en último lugar, — así actúa el espíritu de la pesadez». La gran decepción de Zaratustra ocurre cuando regresa a su cueva y se da cuenta de que sus invitados no son capaces de desenterrar sus propios tesoros: sus invitados no son mineros de sí mismos sino adoradores de ídolos que no han matado al idólatra que hay en ellos. Seguramente alguna vez hemos escuchado decir que la dinamita no explota en manos de tontos. ¿Quieres desenterrar un gran tesoro? ¿Quieres explotar? Escribe, pero recuerda Del leer y escribir que «de todo lo escrito yo amo sólo aquello que alguien escribe con su sangre».

La biografía más reciente de Nietzsche en español.
¡Soy dinamita!

¡Soy dinamita! de Sue Prideaux es la biografía más reciente — publicada en español — sobre una de las vidas de Nietzsche.

Para una presentación de estos fragmentos, ver nuestra entrada Pre-textos a Zaratustra o dar click aquí.