Tercer Coloquio en Psicoanálisis (CESTEM)

El día de mañana estaremos participando en el Tercer Coloquio en Psicoanálisis organizado por el CESTEM y la Maestría en Clínica Psicoanalítica. En el Primer Coloquio (2016) participamos con un trabajo sobre la memoria y la reseña de un libro; en el Segundo Coloquio (2018) presentamos una reflexión sobre la enseñanza del psicoanálisis en dicho posgrado.

Cartel del Tercer Coloquio en Psicoanálisis
Tercer Coloquio en Psicoanálisis

En este Tercer Coloquio presentaremos de manera breve el argumento de un trabajo que pretende lo siguiente: una posible respuesta al trabajo de Jacques Derrida sobre los Escritos de Jacques Lacan. Previamente ya habíamos explorado esta problemática en el trabajo titulado La máquina de presuposiciones de Lacan: problemas conceptuales en la frontera animal-sujeto del significante, publicado hace un par de años (2019) en la revista digital Territorio de Diálogos del Colegio de Saberes. Sólo recientemente nos parece que hemos podido encontrar una respuesta para aquella problemática, apelando a la propuesta antifilosófica de Jacques Lacan.

Participantes del Tercer Coloquio en Psicoanálisis organizado por el CESTEM y la maestría en Clínica Psicoanalítica.
Horarios del Tercer Coloquio en Psicoanálisis

El problema

Jacques Derrida señala que la «subversión del [concepto de] sujeto», que Jacques Lacan anuncia en sus Escritos, no se produce. Es más, el concepto de sujeto en los Escritos hereda posturas tradicionales y conservadoras de la filosofía que se pueden rastrear hasta Kant y Descartes. Así, la novedad de la propuesta psicoanalítica de Lacan [al menos en lo que concierne al sujeto] sólo es supuesta, pero no realizada. La propuesta antifilosófica de Jacques Lacan puede plantearse como una posible respuesta a la problemática presentada por Derrida [por supuesto existen varios argumentos, puntualizaciones, señalamientos e implicaciones por parte de Derrida para llegar a este señalamiento].

Cuando leímos el trabajo de Derrida, en la cuarta sesión del seminario La bestia y el soberano, quedamos impresionados por diversas razones. Las principales fueron: el cuidado y dedicación por parte Derrida al leer los Escritos; poner de relieve una problemática que, por lo general, se considera resuelta o irrelevante en los distintos psicoanálisis; pero sobre todo, porque no podíamos darle una respuesta al problema que nos presentaba, y por lo visto, en aquel entonces y ahora, no se le ha dado respuesta aún.

Durante las siguientes semanas, y después de la presentación en el Coloquio, seguiremos trabajando sobre este texto y esperamos presentarlo pronto en su totalidad: con las referencias, citas y demás textos necesarios.

Les recordamos que el CESTEM y la Maestría en Clínica Psicoanalítica han organizado también otras actividades, como la presentación del libro El concepto de transferencia en los Escritos de Juan Manuel Martínez.

Nos vemos mañana. Saludos.

El Nietzsche del 19 de mayo de 2017

20.

El Nietzsche del 19 de mayo de 2017. Una ambivalencia en mí. ¡Por qué Nietzsche tuvo que escribirlo así, pudiendo haberlo hecho de otra manera! Existen otros estilos que hemos leído en otros textos y que nos resultan maravillosos, contundentes, apasionados, demoledores. Más accesibles. Y aquí nos contradecimos, pues tampoco querríamos que cayera en una vulgarización su pensamiento, que, siendo demasiado accesible, cualquiera podría «apropiarse» del mismo. — ¿Y por qué no? — Alguien dijo que Nietzsche es el último filósofo del pueblo, que podía ser entendido por todos, pero no nos pidan la referencia ahora. Ante los discursos carentes de complejidades, demasiado fáciles y simples de leer, nos sentimos tomados por unos estúpidos y dejamos tales textos sin más. ¿Por qué dejamos entonces el Zaratustra si tiene la complejidad que queremos, si no es un texto fácil?

Lacan en Caracas en 1980.

La imagen circula en varios sitios, pero nosotros la tomamos específicamente de aquí: Cuando Lacan llegó a Venezuela y se encontró con sus lectores. El debate sigue dando qué pelear: que si Lacan escribió de manera “difícil” con toda la intención de que no se vulgarizara su obra, como sucedió con Freud; que si la lectura de sus Escritos es un mito que se ha creado alrededor de su figura, transmitido y favorecido por los freudolacanianos; que todo lo contrario: su enseñanza y textos son bastante accesibles y comprensibles; que el mismo Lacan “dijo” que no escribía para que lo entendieran, sino para que lo leyeran; etc.

Para una presentación de estos fragmentos, ver nuestra entrada Pre-textos a Zaratustra o dar click aquí.

La tesis como literatura

5.

La tesis como literatura. En una tesis tienen lugar injertos, deconstrucciones, juegos, desplazamientos, sustituciones, figuraciones, metáforas, fragmentos, diseminaciones, reenvíos, etc. ¿Y dónde queda el «rigor académico»? No hemos encontrado — últimamente — mayor rigor que el de Jacques Derrida cuando se trata de trabajar y leer textos. El amor por los escritos y el trabajo que de ahí se desprende producen debates sumamente sofisticados. Por ejemplo, su lectura de los Escritos de Jacques Lacan durante su seminario de La bestia y el soberano nos muestra una lectura tan cuidadosa — que devela serios problemas de la propuesta teórica del psicoanalista francés — que ni siquiera hemos encontrado dentro de los propios psicoanalistas lacanianos o no lacanianos. Y hasta donde sabemos, tampoco se le ha dado respuesta desde el psicoanálisis a dicho texto de Derrida. A propósito de la tesis como literatura, también está aquella propuesta derridiana de la filosofía como literatura: la «tesis» en los límites, en los márgenes. Desconfiemos de esos doctos — y experimentemos con Zaratustra — cuyos pensamientos y escritura nunca han sido paseados ni ventilados. ¿Y cómo lo iban a ser, si el lugar de la seriedad y la religiosidad son los métodos científicos, las formas y los formatos, los proyectos de investigación, los marcos teóricos, las universidades, las cátedras, las teorías, las lógicas, la validez interna y externa, etc.? Necesitan respirar aire fresco: se están aposcaguando, echando a perder, huelen mal; necesitan ventilarse. Nos resulta de mal gusto y vulgar buscar una razón para todo lo que sucede, y también para lo que no.

Adam Sutler as queen
De la película V de Venganza: que dios salve a la reina Adam Sutler.

Hace algunos días una colega me escribió que la solemnidad y la seriedad impiden la política. Dentro del contexto en que se presentó dicho comentario, entendimos que la política implica discusiones, acuerdos, rechazos, propuestas, peleas, uniones, traiciones, etc. Es decir, todo aquello que resultaría imposible si en primer lugar se colocara, por ejemplo, el respeto, admiración y fidelidad incondicionales a los símbolos, las personas y/o los lugares que ocupan. Curiosamente, en la «política» es esto lo que parece dominar y guiar las acciones: podrás ser un imbécil e ignorante, o un tirano y bestia, pero ante la mirada de muchos eres El Canciller Adam Sutler, y con eso basta y sobra para «gobernar» un país.

Escribimos algo sobre V de Venganza hace algún tiempo. Se encontrará en el siguiente enlace: Democracias totalitarias – Una lectura de V de Venganza.

Para una presentación de estos fragmentos, ver nuestra entrada Pre-textos a Zaratustra o dar click aquí.