El Nietzsche del 19 de mayo de 2017

20.

El Nietzsche del 19 de mayo de 2017. Una ambivalencia en mí. ¡Por qué Nietzsche tuvo que escribirlo así, pudiendo haberlo hecho de otra manera! Existen otros estilos que hemos leído en otros textos y que nos resultan maravillosos, contundentes, apasionados, demoledores. Más accesibles. Y aquí nos contradecimos, pues tampoco querríamos que cayera en una vulgarización su pensamiento, que, siendo demasiado accesible, cualquiera podría «apropiarse» del mismo. — ¿Y por qué no? — Alguien dijo que Nietzsche es el último filósofo del pueblo, que podía ser entendido por todos, pero no nos pidan la referencia ahora. Ante los discursos carentes de complejidades, demasiado fáciles y simples de leer, nos sentimos tomados por unos estúpidos y dejamos tales textos sin más. ¿Por qué dejamos entonces el Zaratustra si tiene la complejidad que queremos, si no es un texto fácil?

Lacan en Caracas en 1980.

La imagen circula en varios sitios, pero nosotros la tomamos específicamente de aquí: Cuando Lacan llegó a Venezuela y se encontró con sus lectores. El debate sigue dando qué pelear: que si Lacan escribió de manera “difícil” con toda la intención de que no se vulgarizara su obra, como sucedió con Freud; que si la lectura de sus Escritos es un mito que se ha creado alrededor de su figura, transmitido y favorecido por los freudolacanianos; que todo lo contrario: su enseñanza y textos son bastante accesibles y comprensibles; que el mismo Lacan “dijo” que no escribía para que lo entendieran, sino para que lo leyeran; etc.

Para una presentación de estos fragmentos, ver nuestra entrada Pre-textos a Zaratustra o dar click aquí.

Eruditismo del psicoanalismo

17.

Eruditismo del psicoanalismo. «La represión es el “intento de desalojo” de la conciencia de contenidos que resultaron displacenteros y que aún conservarían esa cualidad en el presente. Si esta operación funcionara sin falla, sin “error”, en definitiva, la “salud de los sujetos y de los pueblos” sería mucho más asequible. No obstante, la realidad se impone, dicta su veredicto, y nos muestra, en el síntoma, por ejemplo, cómo ese pasado retorna, vive y tiene efectos en el presente, por lo que el olvido nuca es total. El pasado, en ese retorno, se presenta desplazado y desfigurado, por lo que el recuerdo y la memoria tampoco son totales, o, mejor dicho, fieles a lo “acontecido”. Desde el psicoanálisis sí existe — aunque sin garantías — cómo “cortar” con el peso del pasado, pero este no es el espacio para exponerlo. Lo que queremos señalar con esto es que la vida psíquica, sus procesos y funciones que aquí nos interesan, no están bajo nuestro control. Uno olvida sin querer o recuerda sin motivarlo, recuerda queriendo olvidar o no puede recordar lo que se cree olvidado». Sí, Zaratustra también fue un docto y un nihilista. Sí, nosotros también fuimos sumamente religiosos al grado que todavía recordamos nuestras oraciones.

La voz del intelecto es suave
“La voz del intelecto es suave”. Foto del blog de Lara Hernández.

“En primavera, los parques y jardines de Viena, se llenan de flores y aromas, por tanto, pasear por ellos es una delicia y en el de Sigmund Freud  se puede descansar durante todo el día en alguna de las 100 hamacas, de uso gratuito, a disposición de cualquier persona que quiera contemplar la hermosa iglesia cómodamente”, tomado de La Iglesia Votiva y el parque Sigmund Freud.

Para una presentación de estos fragmentos, ver nuestra entrada Pre-textos a Zaratustra o dar click aquí.

Sí y no, pero no todo el tiempo, sólo a veces

15.

Sí y no, pero no todo el tiempo, sólo a veces. «Gracias al trabajo analítico ha quedado demostrado que los sueños figuran el cumplimiento de un deseo sexual inconsciente de la época infantil, ahora reprimido. El sueño es — junto con los síntomas, la psicopatología de la vida cotidiana y los chistes — una de las formaciones del inconsciente, y por lo tanto la evidencia de su existencia. Así, ante la duda e incredulidad de los que no creen en la existencia del inconsciente, sólo tenemos que formularles la siguiente pregunta: ¿Usted sueña? — Sí — Ah, entonces, por lo tanto, usted tiene inconsciente. Eso con Freud. Pero también podemos plantearlo con Lacan. Miren, si el lenguaje es la condición del inconsciente, ya no necesitamos decir más. La estructura del lenguaje no se discute. En tanto seres parlantes, en tanto habitamos el mundo del lenguaje, en tanto el sujeto del inconsciente es producto de la cadena significante, en tanto no hay realidad prediscursiva, entonces hay inconsciente. Aun cuando sean mudos o sordos, por si alguien pregunta. Entonces: ¿Usted habla? — Sí — Ah, entonces hay inconsciente». — ¡Y nos piden que seamos cuidadosos con lo que aquí estamos diciendo! ¡Que no generalicemos! Que no todos los analistas se dirigen así. Que habría que diferenciar lo que es el discurso de lo que son las personas: ¡como si los límites fueran claros! Lo que es de una colectividad de lo que es una individualidad. Que no todos son unos fanáticos o religiosos del psicoanálisis. Pero antes que nosotros, ¿no deberían voltear a ver las generalizaciones que hacen sus propuestas teóricas? O qué, nos dirán que el problema ha sido la forma de la transmisión de ciertos psicoanalistas y maestros, y que Freud nunca afirmó que sus descubrimientos hicieran referencia a un hombre universal. Finalmente, ese discurso circula porque ha sido dicho por alguien y en algún momento nos asumimos como sus fieles herederos. «No es cierto, no se presupone el inconsciente de antemano, se le reconoce por sus efectos y sólo dentro del dispositivo psicoanalítico». ¿Y cómo podrías saber que esos son efectos del inconsciente? — «Porque así nos lo ha dicho Freud» —.

Los siete miembros del comité secreto y portadores del anillo sagrado
Los siete miembros del comité secreto y portadores del anillo sagrado

“El padre del psicoanálisis regalaba joyas con mensajes ocultos a sus discípulos más cercanos. Para él se reservó un anillo con la imagen de Zeus, rey de los dioses”. Leer la nota completa aquí: La increíble historia de Freud y su hermandad de los anillos secretos.

Para una presentación de estos fragmentos, ver nuestra entrada Pre-textos a Zaratustra o dar click aquí.