Fragmentos sobre la ligereza en los primeros discursos de Así habló Zaratustra

«El texto que presentamos a continuación explora el tema de la ligereza en algunos discursos de la primera parte de Así habló Zaratustra (Za de aquí en adelante) de Friedrich NietzscheEs una aproximación al tema y anticipa la forma de trabajo de nuestra tesis de doctorado; dicho de otra manera, sienta las bases para la misma. Esta breve presentación es un aperitivo que invita al lector a consumir la totalidad del trabajo una vez que esté concluido. Y se dará por concluido cuando se haya tratado el tema de la ligereza en cada uno de los discursos de las cuatro partes de Za junto con su Prólogo.

Dicho trabajo también supondrá relacionar los discursos de Zaratustra con otros textos e ideas de Nietzsche y con otros intérpretes, lectores y comentadores, pero no será su guía principal. La idea central del texto que aquí presentamos, y de lo que llegará a ser la tesis, es la ligereza en Za: sus posibles funciones, sentidos, características, usos, tipos, definiciones, intencionalidades, figuras, metáforas, relaciones, implicaciones lógicas e irracionales, contradicciones, ambigüedades, paradojas, rupturas, desplazamientos, deslices y dogmatismos. Así, sin mayor preámbulo, presentamos a continuación algunos fragmentos sobre la ligereza en los primeros discursos de Za como preámbulo de lo que será nuestro trabajo final de grado».

Portada de la Sexta Edición de la Revista Territorio de Diálogos del Colegio de Saberes de la CDMX. Primavera 2020.
Revista Territorio de Diálogos, Sexta Edición, Primavera 2020

El texto completo, Fragmentos sobre la ligereza en los primeros discursos de Zaratustra, puede consultarse en la Sexta Edición de la Revista Territorio de Diálogos del Colegio de Saberes de la CDMX dando click aquí.

Para leer algunos Pre-textos a Zaratustra da click aquí.

El Nietzsche del 19 de mayo de 2017

20.

El Nietzsche del 19 de mayo de 2017. Una ambivalencia en mí. ¡Por qué Nietzsche tuvo que escribirlo así, pudiendo haberlo hecho de otra manera! Existen otros estilos que hemos leído en otros textos y que nos resultan maravillosos, contundentes, apasionados, demoledores. Más accesibles. Y aquí nos contradecimos, pues tampoco querríamos que cayera en una vulgarización su pensamiento, que, siendo demasiado accesible, cualquiera podría «apropiarse» del mismo. — ¿Y por qué no? — Alguien dijo que Nietzsche es el último filósofo del pueblo, que podía ser entendido por todos, pero no nos pidan la referencia ahora. Ante los discursos carentes de complejidades, demasiado fáciles y simples de leer, nos sentimos tomados por unos estúpidos y dejamos tales textos sin más. ¿Por qué dejamos entonces el Zaratustra si tiene la complejidad que queremos, si no es un texto fácil?

Lacan en Caracas en 1980.

La imagen circula en varios sitios, pero nosotros la tomamos específicamente de aquí: Cuando Lacan llegó a Venezuela y se encontró con sus lectores. El debate sigue dando qué pelear: que si Lacan escribió de manera «difícil» con toda la intención de que no se vulgarizara su obra, como sucedió con Freud; que si la lectura de sus Escritos es un mito que se ha creado alrededor de su figura, transmitido y favorecido por los freudolacanianos; que todo lo contrario: su enseñanza y textos son bastante accesibles y comprensibles; que el mismo Lacan «dijo» que no escribía para que lo entendieran, sino para que lo leyeran; etc.

Para una presentación de estos fragmentos, ver nuestra entrada Pre-textos a Zaratustra o dar click aquí.

El Zaratustra del 19 de mayo de 2017

19.

El Zaratustra del 19 de mayo de 2017. Así habló Zaratustra fue el primer libro de Nietzsche que tuve en mis manos y que hasta la fecha no he podido terminar. No es que continúe su lectura desde hace más de veinte años, sino que, al tener la oportunidad de volver a él, sigo sin poder hacerlo. Recuerdo ese libro de pasta dura y papel desgarrado que servía de portada al libro: Zaratustra en caracteres gruesos y oscuros. Intenté leerlo por aquel entonces y, hasta donde puedo recordar, no habré pasado de las dos primeras páginas, esas donde dice que Zaratustra bajó de las montañas. Hoy en día quisiera encontrar ese libro en casa nuevamente, pero no sé dónde quedó ni tampoco sé quién lo llevó ahí. Dadas las preferencias y actividades en mi familia, poco literarias y menos aún filosóficas, queda como un misterio sin resolver. No avancé a pesar del interés que me despertaba el texto: quién carambas era Zaratustra. No llegué a más en aquel entonces. En esta «nueva» ocasión pude llegar casi a la mitad del texto que me remonta a la pesadez de aquella primera «lectura infantil», como si el tiempo no hubiese pasado por y para ese libro en particular. ¿Por qué me resulta tan pesado y no puedo dejarlo, y por qué vuelvo una y otra vez a él? Actualmente hemos perdido la cuenta del número de lecturas completas que hemos realizado.

Águila y serpiente de Zaratustra
El águila y la serpiente de Zaratustra. [LENA HADES. «Adler und Schlange» (águila y serpiente), 1997. Óleo sobre lienzo, 137 x 177 cm].

Para más imágenes del trabajo de Lena Hades sobre Así habló Zaratustra, dar click aquí.

Para una presentación de estos fragmentos, ver nuestra entrada Pre-textos a Zaratustra o dar click aquí.