Fragmentos sobre la ligereza en los primeros discursos de Así habló Zaratustra

«El texto que presentamos a continuación explora el tema de la ligereza en algunos discursos de la primera parte de Así habló Zaratustra (Za de aquí en adelante) de Friedrich NietzscheEs una aproximación al tema y anticipa la forma de trabajo de nuestra tesis de doctorado; dicho de otra manera, sienta las bases para la misma. Esta breve presentación es un aperitivo que invita al lector a consumir la totalidad del trabajo una vez que esté concluido. Y se dará por concluido cuando se haya tratado el tema de la ligereza en cada uno de los discursos de las cuatro partes de Za junto con su Prólogo.

Dicho trabajo también supondrá relacionar los discursos de Zaratustra con otros textos e ideas de Nietzsche y con otros intérpretes, lectores y comentadores, pero no será su guía principal. La idea central del texto que aquí presentamos, y de lo que llegará a ser la tesis, es la ligereza en Za: sus posibles funciones, sentidos, características, usos, tipos, definiciones, intencionalidades, figuras, metáforas, relaciones, implicaciones lógicas e irracionales, contradicciones, ambigüedades, paradojas, rupturas, desplazamientos, deslices y dogmatismos. Así, sin mayor preámbulo, presentamos a continuación algunos fragmentos sobre la ligereza en los primeros discursos de Za como preámbulo de lo que será nuestro trabajo final de grado».

Portada de la Sexta Edición de la Revista Territorio de Diálogos del Colegio de Saberes de la CDMX. Primavera 2020.
Revista Territorio de Diálogos, Sexta Edición, Primavera 2020

El texto completo, Fragmentos sobre la ligereza en los primeros discursos de Zaratustra, puede consultarse en la Sexta Edición de la Revista Territorio de Diálogos del Colegio de Saberes de la CDMX dando click aquí.

Para leer algunos Pre-textos a Zaratustra da click aquí.

«Saber» y Saber

18.

«Saber» y Saber. Ante la perspectiva de la promesa incumplida, ¿qué queda? Seguimos preguntándonos si existe alguna propuesta en Nietzsche. Lo hemos leído por otros lados, otros autores, en los prefacios a sus obras por parte de otros autores, en artículos que revisan su obra, en los resúmenes y sinopsis de sus libros, pero hasta el momento no hemos encontrado con claridad qué propone. Se habla de una afirmación rotunda e incondicional de la vida, más allá del nihilismo, una creación y producción a partir de la destrucción de ídolos. Que el nihilismo es sólo una transición, que debe superarse, que Schopenhauer se quedó en el pesimismo. ¿Hacia dónde apuntan todos estos señalamientos? Señalamientos que no indican hacia ningún lugar en específico. Se trata de esa «confusión» que nos queda cuando terminamos de leer cualquiera de sus textos que hemos revisado hasta la fecha. «Ir más allá del nihilismo radical» aunque no sepamos qué se producirá de eso. Sí, hemos leído algo acerca del Übermensch, de la transvaloración de todos los valores, de la crítica radical de la moral cristiana, de Zaratustra, de la transformación del camello en león y de este en niño. ¿Qué significa todo esto? ¿Es ahí el momento de la creación? ¿Cuáles son las posibilidades para nosotros? Hace un par de años «sabíamos» todo esto, pero no lo sabíamos aún. Y no se nos aclaró a través de otros autores, sino a través de la lectura y relectura de los textos, y de la escritura sobre ellos. — ¿Pero entonces ya «sabías» de qué trataban? — Sí, pero no lo sabía aún. — ¿Cuál es la diferencia entonces entre «saber» y saber? — Las comillas del primero y las cursivas sin comillas del segundo.

LENA HADES. “Schreibe mit blut…” (escribe con sangre…), 1996. Óleo sobre lienzo, 80 x 100 cm.

“De todo lo escrito yo amo sólo aquello que alguien escribe con su sangre. Escribe tú con sangre: y te darás cuenta de que la sangre es espíritu”. (Así habló Zaratustra, parte I: “Del leer y el escribir”).

Para más imágenes del trabajo de Lena Hades sobre Así habló Zaratustra, dar click aquí.

Para una presentación de estos fragmentos, ver nuestra entrada Pre-textos a Zaratustra o dar click aquí.

Metáforas para vivir

13.

Metáforas para vivir. La verdad se plantea como algo inexistente y sólo contamos con la metáfora como su engaño. Entonces, cuando Nietzsche califica el intelecto del hombre como el punto culminante del arte de fingir, ¿cómo puede elaborarse una crítica del intelecto a partir del intelecto mismo? ¿Cómo puede denunciarse la imposibilidad de la verdad, diciendo que sólo hay metáforas de las cosas, recurriendo a las metáforas mismas? Nos preguntamos sobre esta imposibilidad a partir del instrumento mismo al que le es imposible decirlo: el lenguaje. ¿Existe otro? Ante tal imposibilidad, habrá que optar por la metáfora que uno pueda asumir como verdad, es decir, optar por la mentira con o por la que uno quiera vivir. Si Dios habló y dijo lo que sea que haya dicho, entonces su creación es una metáfora. Luego el hombre mismo es una metáfora, que es lo mismo a decir que es una mentira o un engaño. ¿Pero cómo es posible decir y enunciar esto si ni siquiera tenemos un referente de la verdad? ¿Cómo surgió o se abrió su posibilidad? ¿Si existe la imposibilidad de la verdad, cómo hablar de un arte de fingir, de mentir, cómo se hace esa diferencia o contraste con algo que no sabemos ni de qué trata? Podemos decir ahora que eso de «la verdad» no es más que una mera suposición o invento, así como Dios, y que unos seguirán creyendo que existe mientras otros renuncian a ella o a él, debido a que no hay «pruebas» de su existencia. La verdad es su-puesta en escritura. Entonces existe la posibilidad siempre de decir otra cosa, de otra manera, desde otra perspectiva. Esa imposibilidad, a su vez, abre posibilidades. Si «la verdad» es un mero supuesto, puede que se trate entonces de una metáfora que enuncia como verdad la mentira del filósofo, pero es mentira. Una verdad se enuncia ahí, la de Nietzsche. ¿Seremos capaces de crear, creer y enunciar nuestra verdad, a pesar de saber que es una mentira? Por lo que entendemos tiene que ser así, si es que no queremos vivir por siempre decepcionados: necesitamos inventarnos nuestras mentiras o ficciones útiles para vivir.

Distrito 9 de Neill B.
Distrito 9

Distrito 9 – ¿metáfora bien, mal, o más o menos lograda? Un buen pretexto para volver a ver este trabajo bajo la dirección de Neill Blomkamp.

Para una presentación de estos fragmentos, ver nuestra entrada Pre-textos a Zaratustra o dar click aquí.